¿Cuáles son las 10 claves de la escucha activa?

La escucha activa es clave en un buen oncólogo para entender a su paciente, saber qué quiere y necesita y ajustar nuestro trato a sus expectativas.

Tal y como comentamos la semana pasada en nuestro post, la escucha activa es una habilidad que debería tener todo buen oncólogo para generar empatía con su paciente y establecer una relación de confianza que maximice la adhesión al tratamiento y evite que problemas de desconfianza afecten a la efectividad del mismo.

¿Qué es la escucha activa?

Hay muchas maneras de definirla pero, al fin y al cabo, estamos hablando de escuchar al paciente, entendiendo lo que nos está diciendo verbalmente pero también sus sentimientos, emociones e ideas, incluso las que no nos cuenta.

La clave es escuchar lo que dice, entender su comunicación no verbal, su tono e incluso el contexto y el entorno personal de la persona para poner todo lo que nos explica en un marco de referencia que nos ayude a comprenderlo.

¿Qué podemos hacer para escuchar activamente?

  1. Practicar. Primero de todo, practicar. La escucha activa es una habilidad y puede adquirirse con práctica.
  2. Poner atención a lo que dice: escucharle de verdad y dar respuesta a aquello que dice, no solamente lo que nos interesa a nosotros. Escuchar las palabras pero también las emociones que hay detrás.
  3. Escuchar con los cinco sentidos: la comunicación no verbal casi siempre nos da mucha más información que la verbal. Su postura, su tono de voz, su mirada, sus movimientos, etc., todo es importante.
  4. Manifestar interés y atención: debemos dar feedback continuamente, repitiendo sus palabras, asegurando que hemos entendido el mensaje, indicando que estamos escuchando y que estamos interesados.
  5. Pide más información: importante para ti pero también para él, porque demuestras interés. Las preguntas abiertas pueden ser útiles.
  6. Mostrar comprensión y apoyo: no queremos dar grandes consejos de expertos ni despreciar lo que la persona siente. Debemos acompañarle en sus preocupaciones y darle nuestro apoyo. No juzgues ni saques conclusiones precipitadas.
  7. Deja hablar: déjales hablar e interrúmpeles sólo cuando sea necesario.
  8. Evitar hablar de ti: en ese momento, el más importante es la persona que tienes frente a ti. Dedícate a ella.
  9. No intentar racionalizarlo todo: no intentes racionalizar los sentimientos de otro, precisamente porque son sentimientos y en muchos casos no pueden ser racionalizados.
  10. Usa tu propio lenguaje corporal: te puede ayudar a mostrarte abierto y próximo. Mírale a los ojos, dirígete corporalmente hacia la persona que tienes delante, utiliza los silencios.

 

Anuncios

Acerca de residentesvhebron

El Servicio de Oncología de Vall d'Hebron ha creado un blog para explicar a futuros residentes cómo es la especialidad de Oncología y el funcionamiento de la residencia en el Hospital. También para exponer actividades e investigaciones del servicio en las que participan los actuales residentes.
Esta entrada fue publicada en Oncología 2.0 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s